Proviene del latín construere, del mismo significado, derivado de struere ‘amontonar’ con el prefijo con-. Si en lugar de este prefijo, usamos dis-, formamos destruere —destruir—, con el sentido exactamente opuesto. Si, en cambio, utilizamos el prefijo in-, tenemos instruere —instruir—, lo que de alguna forma significa ‘construir interiormente’. También podemos usar el prefijo obs-, que normalmente significa ‘delante’, con la idea de obstáculo, y formar obstruere —obstruir—, o sea, ‘amontonar para impedir el paso’.