Se trataría de un sistema de conjuntos entrelazados, donde la atención no va tanto dirigida hacia el concepto, como a las circunstancias de las cosas -¿en qué caso?, ¿dónde? ¿cuándo? ¿cómo?-. Desde esta reflexión sobre el “paisaje”, el término debería devenir en “acontecimiento”.