Atmósfera y política

En su análisis del parlamento británico Paulo Tavares (2008) da cuenta de cómo la reconstrucción de éste a mediados del siglo XIX va acompañada de la implementación de toda una infraestructura de acondicionamiento para la cámara. El responsable de ello es David Boswell Reid, un médico y químico que diseña un sistema de ventilación destinado a mantener el aire dentro de la cámara en permanente movimiento evitando que se estanque. Reid pretende responder, por ejemplo, al cansancio de los diputados disminuyendo la temperatura interior de la sala cuando las sesiones son largas. El parlamento es concebido de esta manera como una cámara cuyo aire está controlado y en permanente movimiento para habilitar las condiciones del ejercicio político. Esa idea se lleva hasta el paroxismo cuando en el año 2004 el mismo parlamento considera la posibilidad de introducir un muro de cristal entre la cámara y la galería del público y un sistema de ventilación completamente autónomo como precaución ante un posible ataque químico. El diseño que se plantea haría completamente independiente y estanca a la cámara del exterior.

Asambleas al aire: la arquitectura ambulatoria de una política en suspensión —
Adolfo Estalella y Alberto Corsín Jiménez
.