Archived entries for memory

(des)orientaciones _cronológicas (Kundera)

“Vivió con su marido en Bohemia once años, y también eran once los diarios que quedaron en casa de la suegra. Poco después de la muerte de su marido se compró un cuaderno y lo dividió en once partes. Es cierto que logró evocar muchos acontecimientos y situaciones semiolvidadas, pero no fue capaz de determinar en qué parte del cuaderno debía inscribirlas. La correlación cronológica se perdía irremisiblemente.

Intentó entonces recuperar en primer lugar aquellos recuerdos que pudieran servir como puntos de orientación en el correr del tiempo y formar el esqueleto básico para la reconstrucción del pasado. Por ejemplo, sus vacaciones. Tuvieron que ser once, pero solo fue capaz de acordarse de nueve. Dos se perdieron para siempre.

Intentó situar aquellas nueve vacaciones encontradas en las correspondientes partes del cuaderno. Solo pudo hacerlo con seguridad cuando el año había sido excepcional por algún motivo. En 1964 a Tamina se le murió su madre y un mes más tarde fueron a pasar unas tristes vacaciones en los montes Tatra. Y recuerda que al año siguiente fueron al mar, a Bulgaria. Se acuerda también de las vacaciones de 1968 y de las del año siguiente, porque fueron las últimas que pasaron en Bohemia.

Pero si fue capaz de reconstruir a duras penas la mayoría de las vacaciones (a pesar de que algunas no lograba situarlas), naufragó plenamente cuando intentó recordar las navidades y los años nuevos. De once navidades encontró en los rincones de su memoria solo dos y de doce fines de año, solo cinco.

Quiso también recuperar todos los nombres con que la llamaba. Su verdadero nombre no lo había utilizado, seguramente, más que los primeros catorce días. La ternura de él era una máquina que fabricaba ininterrumpidamente un apodo tras otro. Ella tenía muchos nombres y él, como si aquéllos se gastasen enseguida, le ponía sin parar otros nuevos. A lo largo de los doce años que estuvieron juntos tuvo ella unos veinte o treinta nombres y cada uno pertenecía a una etapa determinada de su vida.

Pero ¿cómo descubrir de nuevo la ligazón perdida entre el apodo y el ritmo del tiempo? Tamina solo logra volver a encontrarla en muy pocos casos. Se acuerda, por ejemplo, de los días que siguieron a la muerte de su madre. Su marido le susurraba al oído su nombre (el de aquel tiempo y aquel instante) con insistencia, como si intentara despertarla de un sueño. Se acuerda de aquel mote y puede apuntarlo con seguridad en la sección correspondiente a 1964. Pero todos los demás nombres flotan loca y libremente fuera del tiempo, como pájaros que se hubieran escapado de su jaula.

Por eso desea tan desesperadamente recuperar el paquete de los diarios y las cartas.

Sabe, por supuesto, que en los diarios hay también muchas cosas que están lejos de ser hermosas, días de insatisfacción, de peleas y hasta de aburrimiento, pero no es eso lo que le importa. No pretende devolverle al pasado su poesía. Quiere devolverle el cuerpo perdido. Lo que la empuja no es la sed de belleza. Es el deseo de vivir.

Y es que Tamina está sentada en la barca que se desliza y mira hacia atrás, solo hacia atrás. El volumen de su ser es solo aquello que ve allá atrás, a lo lejos. Y a medida que su pasado se hace más pequeño, se pierde y se diluye, también Tamina disminuye y pierde sus rasgos.

Quiere tener los diarios para que el endeble esqueleto de los acontecimientos, tal como los formó en el cuaderno comprado, crezca para que se levanten sus paredes y se convierta en una casa en la que pueda vivir. Porque si la hábil construcción de recuerdos se derrumba como una tienda de campaña mal levantada, quedará de Tamina solo el presente, ese punto invisible, esa nada que se desliza lentamente hacia la muerte.”

Cuarta parte: Las cartas perdidas, 5
El libro de la risa y el olvido
Milan Kundera (1978)

“puntos fijos”, elementos de referencia que le permitan a uno mantenerse orientado en el plano de la ciudad y en los otros planos simultáneos o sucesivos del tiempo

Patrick Modiano es un escritor contagioso. No es posible leerlo sin transfigurarse un poco en un personaje suyo. Empieza uno a leer una novela de Patrick Modiano y cuando sale a la calle ya nota que va entre muy absorto y muy atento, percibiéndolo todo a su alrededor y al mismo tiempo echando en falta lo que ya no existe, fijándose en los desconocidos y en las desconocidas que pasan y en los nombres de las tiendas, en todo eso que uno de sus personajes llama “puntos fijos”, elementos de referencia que le permitan a uno mantenerse orientado en el plano de la ciudad y en los otros planos simultáneos o sucesivos del tiempo. Uno va por la calle, en este octubre atlántico de Madrid, con una novela de Modiano en el bolsillo, y se parece al muy probable narrador de esa misma novela, que quizá llevará un libro de título raro comprado en un puesto de segunda mano o un cuaderno en el que vaya apuntándolo todo: nombres de calles de París que muchas veces aluden a ciudades o a países extranjeros, direcciones de personas o de negocios tomadas de los anuncios por palabras, nombres de cines, de cafés, de tiendas, de librerías, números de teléfono.

via Octubre Modiano
Antonio Muñoz Molina | Babelia
.

Method of loci

The Method of Loci (plural of Latin locus for place or location), also called the memory palace, is a mnemonic device introduced in ancient Roman and Greek rhetorical treatises (in the anonymous Rhetorica ad Herennium, Cicero’s De Oratore, and Quintilian’s Institutio oratoria). The items to be remembered in this mnemonic system are mentally associated with specific physical locations.[1] The method relies on memorized spatial relationships to establish, order and recollect memorial content.

via Method of loci – Wikipedia, the free encyclopedia.

Nijuman no borei / 200000 Phantoms / 200000 fantômes (2007)



Copyright © 2004–2009. All rights reserved.

RSS Feed. This blog is proudly powered by Wordpress and uses Modern Clix, a theme by Rodrigo Galindez.